10 lugares mágicos que no te puedes perder en la Alhambra

Alhambra

Deja volar tu imaginación

Existen tantos rincones en la Alhambra en los que detenerse a observar y sentir la magia de su historia y leyendas, que es realmente difícil elegir cual de ellos merece un lugar privilegiado en nuestra memoria. Está claro que cada uno siente este enclave de diferente manera, pero lo que es innegable es que aquí siempre existe ese patio, ese palacio, esa esquinita o esa sombra de aquel jardín que nos provoca una oleada de sensaciones que perduran dentro de nosotros con el paso del tiempo.

1. Patio de los Leones

Los leones aparecen tras el bosque de columnas.

Los leones aparecen tras el bosque de columnas.

 

El emblema de la Alhambra es sin duda el Patio de los Leones de Muhammad V. Formado por un bosque de columnas en torno al cual se establecen cuatro estancias diferentes, que a su vez rodean una fuente con connotaciones simbólicas aún no descifradas. ¿Tendrán ciertamente que ver los doce leones con la figura del Rey Salomón? ¿O con los doce linajes? ¿Serán guerreros protectores o serán el rey y sus guardias de leyenda convertidos en piedra?

2. Patio de Arrayanes

Patio de Arrayanes, Patio de la Alberca, Comares

El agua es símbolo de la pureza y de la vida.

 

 

La vegetación, la bóveda celeste y una alberca de agua cristalina y en calma que reflejan un manto de estrellas por la noche son motivos más que suficientes para quedarse a admirar el palacio de Yusuf I, epicentro de la ciudad palatina. Un “oasis” en pleno corazón de la majestuosa Alhambra, donde se alza la Sala del Trono mas fastuosa jamás construida en el Reino Nazarí: El Palacio de Comares. Paraos a escuchar el ruido  del agua que cae sobre la superficie de la alberca… No lo oís, ¿verdad? Exacto, casi todo tiene su explicación.

3. Patio del Cuarto Dorado

4

El patio es la antesala del majestuoso Palacio de Comares. Foto por Solrac1993.

 

Muhammad V, el rey constructor, levantó con yeso y madera la decoración de la fachada de Comares en este patio, paso natural entre los palacios de su padre y de su abuelo. Símbolo de la victoria islámica en la batalla de Algeciras, se convirtió en una alegoría al poder del sultán al encontrarse recorrida por evocadoras suras y aleyas, celosías tras las cuales observaban las concubinas, e incluso pequeñas puertas laterales que parecen perderse en la oscuridad y que se dirigen a la Alhambra subterránea.

4. Palacio de El Partal y casas moriscas

Estas son las evocadoras vistas con las que podéis deleitaros desde el Palacio del Partal.

Estas son las evocadoras vistas con las que podéis deleitaros desde el Palacio del Partal.

 

Uno de los espacios abiertos con más encanto de la fortaleza roja es el que corresponde al Palacio en pie más antiguo del recinto: El Partal. Las vistas al exterior desde el mirador de la Torre de las Damas son verdaderamente sugestivas en un día soleado, donde la luz entra bajo sus columnas de entrada y se refleja sobre el estanque central,  sobre las paredes del oratorio de Yusuf III y la casa de Astasio de Bracamonte. Las plantas trepadoras de las casas moriscas circundantes y el verdor de los jardines en parata le dan un aire antiguo, bucólico.

5. Paseo de las Torres

La luz de la mañana inunda los huertos y jardines del Paseo de las Torres.

La luz de la mañana inunda los huertos y jardines del Paseo de las Torres.

 

Si hay un lugar realmente tranquilo para pasear en la Alhambra, ese es el Paseo de las Torres. Pocos recorren este camino atravesado por bastiones que una vez sirvieron de defensa y a la vez residencia, oculto a la sombra de innumerables árboles centenarios y leyendas susurradas a través de los tiempos. ¿No conoces aún la leyenda de la cautiva Soraya? Pincha aquí.

6. Patio de la acequia del Generalife

La Acequia Real que irriga el Generalife y la Alhambra da nombre a uno de los puntos con más encanto de toda el complejo palaciego.

La Acequia Real que irriga el Generalife y la Alhambra da nombre a uno de los puntos con más encanto de toda el complejo palaciego.

 

Visitar la Alhambra es una suerte que no todos pueden poseer, pero si además consigues acceder al Patio de la Acequia, un día entre semana, por la tarde, cuando la luz del sol cae y los colores se tornan anaranjados entre las flores, árboles, arcos y capiteles de mármol… Sabrás que ha llegado la hora de pararse a observar, a sentir, a imaginar, a saborear el momento. Porque éste es el Yannat al-Arif, el jardín del arquitecto, o Dar al-Mamlaka al-Sa’ída, la Casa Real de la Felicidad.

7. Cuesta de los Chinos o del Rey Chico

Cuesta del Rey Chico, cuesta de los chinos, Alhambra

Tras pasar por el Restaurante “La Mimbre”, entramos bajo el acueducto de la Acequia Real en ela romántica Cuesta del Rey Chico.

 

Fuera de las murallas de la ciudad palatina, justo entre la Colina de la Sabika donde se ubica la Alhambra y el Cerro del Sol del blanco Generalife, un estrecho camino recorre el Barranco de la Aikibia: Es la conocida Cuesta de los Chinos, una  de esas románticas y legendarias calles donde a uno le gusta perderse, paseando lentamente, deteniéndose a tomar un tentempié bajo los árboles que ocultan la Puerta de Hierro que rodea la Torre de los Picos, y terminando ni más ni menos que en el famosísimo Paseo de los Tristes. Qué curioso el nombre, ¿verdad? Estad atentos porque pronto publicaré la respuesta a éste y muchos “por qués”.

8. Torre de las Armas

Torre de las Armas, Alhambra

La antigua puerta de entrada a la Alhambra desde el Albayzín discurre por debajo de la imponente Torre de las Armas.

 

No, no he elegido la conocida Torre de la Vela, sino la vecina Torre de Armas. Quizás porque la visión desde aquí es más selectiva, mas acotada, más “albayzinera”. El emblemático barrio del Albayzín se extiende como un blanco manto de nieve ante nuestros ojos, sin nada que impida una visión panorámica realmente espectacular. El Albayzín, barrio de baezanos emigrados dicen algunos, y el Sacromonte, lugar de antiguas cuevas y hogar de descanso de los primeros mártires cristianos según dicen otros, se abren ante nuestros ojos creando una emocionante visión de la antigua Granada.

9. Galerías del Patio de la Reja

Desde el corredor del Patio de la Reja, el Albayzín se muestra impresionante.

Desde el corredor del Patio de la Reja, el Albayzín se muestra impresionante.

 

Una de esas gratas sorpresas que espera al visitante es la de los dos corredores que comunican las estancias del Emperador Carlos V y la poderosa Torre de Comares, ubicados en el Patio de la Reja. Un lugar de construcción eminentemente cristiana con barandillas de madera sobre las que apoyarse y maravillarse con el Albayzín tras recorrer los austeros pasillos de la residencia del emperador. De noche este mirador se vuelve aún más mágico por las luces y sombras, por el fresco y agradable aire que recorre el lugar durante los meses de verano y primavera.

10. Baños Reales de la Alhambra

Baños árabes, reales baños de la Alhambra

La decoración geométrica de las yeserías muestra sus vivos colores.

 

Los Baños de la Alhambra, los Hammam, son un lugar reservado y visitable sólo durante unos pocos días al año. El resto del año, muchos ni siquiera reparan en lo que hay tras una serie de pequeñas puertas a lo largo del pasillo que lleva al Estudio del Emperador,  ni más ni menos que los baños de la Alhambra, un lugar usado no sólo por la realeza nazarí, sino también por la cristiana. Rodeando sus barandillas de su piso superior uno se pierde en la inmensidad de su decoración epigráfica y colorista, imaginando cómo un día Mohammed V, los propios Reyes Católicos e incluso el mismísimo Emperador Carlos V se tumbaban sobre las “camas” de la sala para relajarse, limpiarse y olvidarse de los asuntos cotidianos de la corte.

¿Conocéis algún lugar más en la Alhambra que merezca incluirse en esta lista? ¡Adelante!

Escribe tus comentarios más abajo o responde en mi twitter @Granadeando o la fanpage de Granadeando.

  7 comments for “10 lugares mágicos que no te puedes perder en la Alhambra

  1. Maite Suarez.
    Marzo 8, 2015 at 8:26 pm

    Soy hija de padre granadino. Me identifico con esa tierra. En ella viví mi niñez .

  2. almudena
    Marzo 9, 2015 at 12:50 pm

    Veintisiete años de mi vida pasé ahí, pero la adoro, la Alhambra y Granada en si, mucho la he llorado y lloraré por diversos motivos, pero cuándo me fui, por bajito cantaba aquello de ”adiós Granada , Granada mía , yo no podré orviarte más en la via” y no lo hago, me moriré pensando en ella.
    Bueno a lo que voy, adoro un jardincillo chiquitillo pero que me encanta, me da paz , el de Lindaraja, muchas veces me veo ahí, pon algo de él porfa.
    Gracias, Almudena-

  3. almudena
    Marzo 9, 2015 at 12:53 pm

    Y gracias por tu trabajazo, es precioso, no te imaginas lo que mueves en los que estamos lejos, Dios te bendiga.

  4. Marzo 9, 2015 at 2:03 pm

    No soy Granadino de Nacìmento pero si de corazòn.
    No he conocido ciudad con màs màgia y encanto .

  5. Marzo 9, 2015 at 3:30 pm

    ¿No hay créditos para la primera imagen? Porque es muy buena…

  6. Antonio Rodríguez Vázquez
    Marzo 9, 2015 at 9:59 pm

    La puerta de las Armas, visitable un mes al año (Mayo, normalmente).

  7. MonLerma
    Marzo 11, 2015 at 3:47 pm
  8. Ante todo gracias a todos por visitar mi blog. Juan, tienes toda la razón, y es que tengo un problemilla con las imágenes de cabecera, ya que no puedo poner ninguna leyenda, pero indicaré de buen gusto quien es el autor de la imagen: El japonés Yuji Nukui. En cuanto a las imágenes de la Torre de las Armas y la de la Cuesta de los Chinos ha sido imposible encontrar a su autor. El resto de imágenes (la gran mayoría) han sido hechas por mí.

    No te falta razón José Ramón. Te invito a redescubrirla juntos la próxima vez que vengas.

    Hola Almudena, muchísimas gracias a ti por tus palabras, de corazón. No tienes que llorar, Granada no se va a mover y seguirá siendo una ciudad eterna. Estará esperándote con los brazos abiertos la próxima vez que vengas… no te quepa duda. En cuanto al rincón que sugieres, me parece también un lugar único y con mucho encanto. Si no, que le hubieran preguntado al pintor Joaquín Sorolla.

    Seguiremos trabajando para acercar trocitos de Granada a todos aquellos que estáis lejos. Hasta pronto GRANADEANTES.
    ___________________________________________________________________
    Sígueme en Twitter: @Granadeando
    En Facebook: Granadeando by Mon Lerma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.