Tesoros de la Alhambra: La Torre de la Cautiva

 

torre-cautiva

Un rincón oculto

La torre de la Cautiva es una de esas joyas alhambreñas que no todo el mundo ha visto y que se encuentran fuera del núcleo principal por el que todos van a visitar la Alhambra: Los palacios nazaríes.

Lo verdaderamente curioso es que esta torre no sólo tiene función defensiva, sino que también constituye una residencia palaciega en sí. Sólo en contadas ocasiones (cuando se convierte en “estancia del mes”) puede visitarse, así que si tenéis la inmensa suerte de aparecer por la fortaleza roja alguno de los días señalados para su visita (normalmente cuatro días a las semana), comprobaréis que este pequeño recinto es una de esas maravillas por las que merecen adentrarse en un monumento.

ORÍGENES

Su edificación corresponde al sultán Yusuf I (1333-1354) antes de 1349, año en que murió Ibn al-Yayyab, autor del programa poético de la torre. Yusuf I fue el mismo constructor del Palacio de Comares y de otros importantes edificios de la Alhambra, como las puertas de la Justicia y de los Siete Suelos. Puede considerarse, por su estructura arquitectónica y su composición decorativa, como el hito que subraya el momento de mayor riqueza del arte nazarí.

ISABEL DE SOLÍS

La torre recibió su nombre actual en época moderna por creerse que en ella se encerró a la favorita de Muley Hacén, Isabel de Solís. ¿Un nombre cristiano?, os preguntaréis.

Javier de Agustín Aldeguer

Isabel de Solís/Zoraya en la serie Isabel, interpretada por la actriz Nani Jiménez.

La historia de Isabel de Solís es como mínimo curiosa y controvertida, no sólo porque era la hija de Sancho Ximénez de Solís, comendador de Martos , apresada y llevada a la Alhambra como esclava, sino porque Muley Hacén se enamoró perdidamente de ella. Tras convertirse al Islam con el nombre de Zoraya (Lucero del Alba), se convirtió en su esposa preferida, por lo que Aixa (la madre de Boabdil) quedó relegada a un segundo plano aún siendo la madre del heredero, algo que no le sentó demasiado bien como podéis imaginar. Pero Aixa era de armas tomar y mediante una complicada red de artimañas, conspiró contra su marido hasta que éste tuvo que ceder el trono a su hermano.

ESTRUCTURA

El hermoso edificio es un prototipo nazarí de “qalahurra” (así llamada en sus poemas murales), una pequeña torre-palacio, enclavada en la muralla norte, cuyo adarve la atraviesa por debajo.

alhambra60-generalife

Como corresponde a toda estructura doméstica, tras su ingreso en recodo, se desemboca en un pequeño patio con arcos sobre pilares. La estancia principal del interior de la torre presenta pequeñas alcobas que coinciden con las respectivas ventanas de doble arco.

A semejanza de las estructuras domésticas tradicionales, la torre tiene sus habitaciones y una terraza en la planta superior, a las que se accede por un portillo desde el recodo de la entrada. Sufrió diversas restauraciones y reestructuraciones tras haber sido vivienda de los alcaides cristianos y algunos particulares en el S. XIX (mármoles del suelo y techos de madera).

INSCRIPCIONES

Una característica de la Alhambra es que sus paredes se encuentran repletas de inscripciones como si de un libro se tratara. Uno puede recorrer todas las estancias e ir viendo cuán importante era la palabra para sus antiguos habitantes, tanto, que el honor de convertirse en poeta principal de la corte correspondía en muchas ocasiones al primer visir o ministro del sultán, debido a su dominio del lenguaje (debía ser tan buen poeta como diplomático).

Como decía antes, fue al-Yayyab el responsable del programa poético de la Torre de la Cautiva donde se entremezclan alabanzas al rey, a Dios e incluso a la misma estancia. Algunos ejemplos:

  • Torre entre las torres grandiosa, corona de la que la Alhambra está orgullosa.

  • Calahorra nos parece y dentro encierra un luminoso palacio de ardiente fulgor.

  • Calahorra que entre las estrellas en su órbita se mete y que vecina es de Piscis y de Pléyades.

  • ¡Por Dios! Torre, que le viene de león, altiva y defensiva: ¡cuidado con su acometida! (relaciona “torre”, que en árabe también significa “casa zodiacal”, con el signo de Leo)

  • Rey majestuoso, valeroso y generoso, socorro de quien lo pide, lluvia de quien espera.

  • Es de la familia de Nasr (nazarí): ¡que feliz y triunfante permanezca y que construya lo que quiera y como quiera!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero existe un poema inscrito en la sala (comienza en el ángulo izquierdo de la misma), que nos da la clave para entenderla:

«Esta obra ha venido a engalanar la Alhambra;

es morada para los pacíficos y los guerreros;

Calahorra que contiene un palacio

¡Dí que es una fortaleza y a la vez mansión para la alegría!

Es un palacio en el cual el esplendor está repartido

entre su techo, su suelo y sus cuatro paredes;

en el estuco y en los azulejos hay maravillas,

pero las labradas maderas de sus techos son aún más extraordinarias….».

Éstas son sólo son algunas muestras de toda la poesía que rodea este tesoro escondido, evidencias del recuerdo de un pasado glorioso cuya obra aún reside entre nosotros a través de paredes, escritos, esculturas, pinturas, jardines y calles que están a un paso de nosotros, esperando a ser descubiertas. ¿A qué estáis esperando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.