Ruta por Guadix y el Marquesado

SONY DSC

¿Que tendrán en común Sierra Nevada, Indiana Jones y Julio César?

Por fin, hoy es el turno de Guadix. Hacía tiempo que quería conceder una entrada a esta ciudad granadina insigne, la antigua Iulia Gemella Acci.

Está conformada por una amplia altiplanicie abrazada por las cordilleras Subbética y Penibética. Su comunicación con la Alpujarra es a través del Puerto de la Ragua, en la gran muralla de Sierra Nevada, que por el sur la separa del mar Mediterráneo, mientras por el norte está flanqueada por la Sierra de Cazorla.

A-92 en dirección Almería. Salida 294.

A-92 en dirección Almería. Salida 294.

Guadix no es sólo Guadix ciudad, es la capital del área conocida como el Marquesado del Zenete, título nobiliario español que la reina Isabel la Católica concedió en 1491 a Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, I Conde del Cid, hijo del Cardenal Mendoza y nieto del Marqués de Santillana. El nombre Zenete o Cenete deriva del árabe “sened”, que significa “falda, subida, cuesta del monte”, en referencia al declive de Sierra Nevada.

El día comienza bien. Hace mucho frío, pero el sol ha salido y puedo empezar a sentir los dedos de las manos por fin. Los 50 kilómetros que separan Granada de Guadix se convierten en un auténtico espectáculo, ya que la nieve inunda ambos lados de la autovía y Sierra Nevada se alza prominente, cubierta de un denso manto blanco, brillante y limpio. No hay palabras.

Guadix y sus alrededores es una zona enclavada en un cruce de caminos entre el levante español y Andalucía. Ya desde la prehistoria era el paso natural y hoy día su amplia red de carreteras la hacen una de las mejor comunicadas. Por ello la mejor forma de llegar, al menos desde Granada, es conducir en dirección norte hacia Jaén hasta que veamos el desvío de Almería/Murcia por la A-92. Después de algunos kilómetros observando un paisaje realmente digno de postal, aconsejo entrar por la segunda salida hacia Guadix, ya que la primera nos hace atravesar todo el Polígono industrial, haciendo más pesado y difícil el acceso al centro. Por ello tomaremos la salida 294 y en algunos minutos nos encontraremos en la Avenida Mariana Pineda en dirección al centro histórico de Guadix. La referencia la tendréis delante: la torre de su Catedral es lo suficientemente prominente como para que la veáis desde cualquier punto en el que os halléis.

Guadix Panorámica

Vistas desde el Mirador del Padre Poveda.

Pero nuestra primera parada no será el centro. Una perspectiva increíble nos espera desde uno de los tres miradores principales de Guadix: el Mirador del Padre Poveda. Su acceso es algo complicado para aquellos que se adentran por sus calles por primera vez, pero como suelen decir, ¡preguntando se llega a Roma! y en realidad basta con dirigirse hacia el Este en dirección a la Plaza Padre Poveda. Claro está, ¡la otra opción es llevar un guía!. Una opción muy recomendable.

Indiana_Jones_y_la_ltima_cruzada-411914753-largeGuadix es una ciudad diferente, principalmente por su paisaje abrupto muy similar a la Capadocia turca. ¿O

s he dicho que aquí fueron rodadas varias escenas del principio de la archiconocida película de Indiana Jones y la Última Cruzada? Sí sí, la escena del mercado turco de Iskenderun… ¡Es Guadix! y la mayoría de nazis y turcos que pululan por la zona son vecinos de Guadix, que inicialmente fueron divididos en dos grupos: Rubios y morenos (el motivo es obvio). Desde el mirador del Padre Poveda comprobaréis que ese paisaje tan peculiar está horadado por miles de cuevas.

Si nos situamos en la calle Ermita Nueva (justo la que recorre el lateral de la iglesia) veremos enfrente unas escaleras que nos llevan a dos sitios principalmente: La cueva de José (veréis el cartelito en la entrada), un señor muy simpático que os invitará a entrar y recorrer su casa/cueva típica para que podáis observar la estructura interna de estas viviendas que tantas ventajas proporcionan ante las temperaturas extremas (en invierno procuran un buen aislamiento al igual que en verano, por lo que es muy agradable permanecer en su interior). Tiene un pequeño cestito de mimbre a la salida en el cual podréis hacerle un donativo.

Si seguimos la escalinata, llegamos finalmente a ese ansiado mirador, desde el cual las vistas en 360º son un deleite para los sentidos.

Letrero en el patio interior de acceso al Mesón Virgen de Gracia.

Letrero en el patio interior de acceso al Mesón Virgen de Gracia.

Si el hambre aprieta y ya lleváis varias horas deambulando por la ciudad sin destino fijo, os recomiendo un mesón que para mí fue un gran descubrimiento: El Mesón Virgen de Gracia. En la misma calle Ermita Nueva y con unos precios muy asequibles (¡y terraza alta en verano!), sirven exclusivamente pescado y productos del mar, tan frescos que al preguntarles, el cocinero salió con un langostino en un plato, nos lo puso delante, ¡y aún se movía!

Si os preguntáis por qué la iglesia de enfrente, la parroquia de la Virgen de Gracia no está abierta y cuándo puede ser visitada, ya os lo digo yo: Sólo se abre para misa. Aunque el hecho de ir con un guía turístico quizá facilite su apertura para que así se pueda ver no sólo la cueva donde se encuentra la imagen de la Virgen de Gracia, sino también la magnífica exposición de más de 200 belenes traídos de todo el mundo, a cual más curioso.

IMG_20150124_134952_1

En la cocina encontramos un libro de recetas: Migas y Gazpacho. Se me hace la boca agua…

C.I. Cuevas de Guadix CartelEntrada

Justo enfrente podremos también visitar el Centro de Interpretación de las Cuevas de Guadix, donde su interior nos describe cómo era la vida en estas cuevas, sus dependencias y su distribución en la comarca. Un gran número de enseres tradicionales aparecen perfectamente colocados para que la estancia cobre vida. Un curioso sitio que bien merece la pena.

Interior de la Catedral de Guadix.

Interior de la Catedral de Guadix.

Ya en el centro de Guadix, podemos contemplar y adentrarnos en su catedral, joya arquitectónica de esta tierra y posiblemente una de las primeras sedes episcopales de España, al ser fundada por San Torcuato en el Siglo I, por lo que el edificio comenzó siendo una iglesia visigoda, seguida de una mezquita en época musulmana y posteriormente una catedral gótica, renacentista y barroca. Aunque el ticket no es precisamente barato (5€), os recomiendo entrar para ver no sólo la arquitectura interna del edificio, sino también las diferentes exposiciones de arte sacro que conserva, además de una curiosa escultura al comienzo de la nave central, pseudocopia (restaurada) de la mundialmente laureada Piedad de Miguel Ángel que se encuentra actualmente en San Pedro del Vaticano.

La Piedad de la Catedral de Guadix.

La Piedad de la Catedral de Guadix.

Como curiosidad, decir que cuando paseábamos cerca de una capilla lateral junto a la girola, nos abordó (literalmente) una monjita de baja estatura, de cierta edad y con gesto sobrio pero a la vez amable, para explicarnos un cuadro ubicado en el interior de dicha capilla. La pintura refleja la efigie de varios personajes, dos de los cuales llevan atuendo de obispos y se encuentran sentados: El obispo de Guadix (a la derecha) y el obispo de Almería (izquierda). Fueron asesinados durante la guerra civil tal y como nos describió la Madre Gema (nos dijo al oído que su nombre de nacimiento era Elena), que con rostro afligido nos contaba cómo siendo ella muy joven, conoció al obispo de Almería, el cual según su criterio, se encuentra muy bien representado “porque ese era exactamente el gesto que tenía en vida”.

Puerta de entrada a la Plaza de la Constitución.

Puerta de entrada a la Plaza de la Constitución.

Nos despedimos aquí de la Madre Gema pero el centro histórico no se acaba con la Catedral, ni mucho menos. Justo enfrente de la gran portada barroca podemos encontrar una calle que lleva a un gran arco que da entrada a la Plaza de la Constitución, la plaza central porticada donde están el Ayuntamiento, la oficina de información turística (que por cierto está cerrada los fines de semana. Muy mal), la oficina de Correos, además de algunas tiendas y bares. Todas ellas se extienden ante el Ayuntamiento, mandado construir por Felipe III a principios del S. XVII.

Son muchos los rincones donde perderse y disfrutar de la historia de esta antigua colonia romana fundada por el mismísimo emperador Julio César en el 45 a.C., pero las tardes invernales son cortas y el frío aprieta, y mucho. El olor a café y tarta se hacen más intensos…

La Calahorra

Vista de La Calahorra y parte de Sierra Nevada desde el castillo.

Tras un descanso, decidimos visitar un lugar de los alrededores a pocos kilómetros de distancia hacia el sudeste: la localidad de La Calahorra, donde podemos disfrutar de una de las vistas más privilegiadas de toda la provincia granadina… Me estoy refiriendo a su castillo. Da la casualidad que la nieve de la montaña, a espaldas y sobre el mismo suelo del Castillo de la Calahorra, provocan una estampa digna de mención y de ser fotografiada. No podéis perderos esta visita.

Castillo de la Calahorra

Castillo de la Calahorra.

Se hace tarde y está anocheciendo, así que nos encaminamos hacia un lugar a escasos dos kilómetros de Guadix, conocido como la Almazara de Paulenca. Como su propio nombre indica, este antiguo molino de aceite del S. XVII dejó de funcionar como tal en 1975, siendo remodelado más tarde como restaurante, museo y hospedería. Cuando entréis, observaréis que el ambiente es muy acogedor, con un amplio espacio donde ubicar todas las mesas, además de la barra, chimenea y un espacio para el espectáculo flamenco… ¡que no nos vamos a perder!

almazara_mosaik

La dueña es muy simpática y amable, y os atenderá de la mejor manera que un local de estas excelentes características puede ofrecer. Sopa de ajo, ensalada de queso de cabra, unas buenas migas, bacalao en salsa o un secreto ibérico, aderezados con una muestra de aceites, sal gorda y pan en rodajas regados por un buen vino de la tierra, harán las delicias de cualquier paladar y estómago. Sin ir más lejos, os recuerdo que el aceite de oliva de los Montes de Granada cuenta con Denominación de Origen: un verdadero deleite para los sentidos.

restaurante_360

El espectáculo de flamenco se acaba y debemos volver a la ciudad de la Alhambra, ¡qué pena que se acabe el día! Pero nos vamos con el mejor sabor de boca que esta tierra puede darnos, algo que siempre me llevo cuando vuelvo por motivos profesionales o personales, y del que nunca me canso.

Guadix es cultura, historia, artesanía, gastronomía, es… Granada pura. Ven a conocerlo, y si es con la asistencia de un profesional, ¡mucho mejor!

¡Hasta pronto GRANADEANTES!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.