Ruta por el Albayzín para niños

DSC_0212

Cualquier edad es buena para conocer esta joya de nuestro patrimonio histórico y cultural.

 

¡Hola de nuevo! Volvemos a la carga con esta entrada dedicada a Granada y a su famosísimo Albayzín, pero esta vez con una particularidad, y es que mis 30 “turistas” tenían 8 años y pertenecían al Colegio Público “Príncipe Felipe” de Motril (Granada).

Comenzamos la visita subiendo al punto monumental más alto de la ciudad, que no es otro que la iglesia de San Miguel Alto. Situada en la coronación del cerro de San Miguel, con impresionantes vistas de la Alhambra y del Albayzín, esta ermita se halla en el lugar que ocupaba la torre del Aceituno, de época musulmana, aunque hoy sólo nos queda la Fuente del Aceituno, aún utilizada por los vecinos.  Posteriormente y en su lugar, fue construida en 1671 una iglesia/ermita barroca. Debido al valor estratégico de la zona, la ermita sería destruida en 1814 durante la época de ocupación francesa de la ciudad y reconstruida pocos años después.

Desde aquí los pequeños pueden observar las antiguas murallas de época Zirí y Nazarí que aún se mantiene en pie a lo largo de diferentes tramos de la ciudad antigua, entendiendo además el carácter primordial de los puestos de frontera y vigilancia impuestos por los antiguos musulmanes, como fueron LojaMoclín y el mismo Motril, allá en la costa.

Al bajar por el camino en zig-zag nos topamos casi de frente con un gran tramo de muralla donde es más sencillo observar los materiales y el método de construcción ideado por los musulmanes.

A partir de aquí nos adentramos de lleno en el laberinto de calles del Albayzín para dirigirnos a la Placeta de Fátima, donde los escolares harán un descanso para tomar un tentempié en pleno corazón del barrio, no sin antes habernos detenido en la Placeta de la Cruz de Piedra, en sus aljibes y frente a los diferentes “cármenes” particulares. Aquí, tanto niños como mayores acompañantes aprenderán que “carmen” no es sólo un nombre de mujer.

Tras el merecido descanso, nos adentramos de nuevo en el entramado urbano para llegar a la Puerta de las Pesas, que atravesaremos para dirigirnos al Mirador de San Nicolás. Una vez llegados a este punto, y con la suerte de tener un día claro y despejado, todos quedan maravillados ante una de las visiones paisajísticas más bonitas de nuestro país (y del mundo, en mi opinión): la Alhambra sobre el Albayzín, y Sierra Nevada, blanca y brillante a sus espaldas:

Panorama_sin_t-C3-ADtulo2

Impresionante vista, ¿verdad?

La Iglesia de San Nicolás es una oportunidad única para explicar a los pequeños la historia de este obispo de la antigua Anatolia turca, y cómo llegó a convertirse en Papá Noel. Pero esa historia ya la conocen ustedes, ¿o no?

Seguimos bajando y pasando por puntos clave del Albayzín como la Colegiata del Salvador, antigua Gran Mezquita, llegando a través de la famosa Cuesta del Chapiz hasta el Paseo de los Tristes. El río Darro que pasa junto a él, y sus historias de buscadores de oro, siempre son bienvenidas. Nuestro camino termina en Plaza Nueva, no sin antes habernos detenido en la Casa de Castril o actual Museo Arqueológico de Granada, donde una leyenda ciertamente oscura e inquietante mantiene a todos expectantes… ¡pero eso mejor contarlo en otro post!

¡Decir bueno, es decir poco!

¡Decir bueno, es decir poco!

En resumen, una agradable caminata a través de la más antigua de las Granadas: su barrio actual más emblemático y directamente ligado a la Alhambra; una mañana fría pero clara para poder apreciar el increíble paisaje de Sierra Nevada desde los miradores, y una buena comida a base de Plato Alpujarreño. ¿Se puede pedir más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.