Ruta por el Santo Reino: Jaén, Úbeda y Baeza

DSC04259II

Mucho por conocer

Hoy Domingo, y recién terminada la tanda de visitas, ya puedo decir que he pasado muy buenos ratos con este grupo tan especial de la provincia de Cádiz, más concretamente de Los Barrios, población cercana al Estrecho de Gibraltar.
El tour ha durado todo el fin de semana, el cual se ha aprovechado al máximo gracias también al buen tiempo en general, un aspecto muy a tener en cuenta a la hora de planificar las visitas para garantizar el máximo disfrute del grupo.

 
En esta ocasión comenzamos el viernes por el lugar de alojamiento del grupo, Úbeda. El Hotel Rosaleda de Don Pedro es un hotel muy acogedor y céntrico, con un grandísimo servicio y un personal muy profesional y amable. Decir como curiosidad que en este hotel se alojó el equipo técnico de la película española “El Capitán Alatriste”, algo digno a tener en cuenta para los muy cinéfilos.
 
Comenzamos la visita en el Hospital de Santiago, obra de gran magnitud y excelencia, promocionada por el Obispo Diego de los Cobos que lo mandó levantar mediante proyecto del grandísimo maestro renacenstista. Andrés de Vandelvira. En él destaca la originalidad de sus formas (edificio alrededor de un patio cual palacio andalusí), su escalinata imperial y su capilla y panteón: todo en un mismo edificio.
 
Al salir, avanzamos precisamente por la Calle Obispo Cobos para dirigirnos a nuestro destino a través de la Plaza de Andalucía (presidida por la estatua del General Leopoldo Saro). Una vez descendemos por la Calle Real, llegamos finalmente a la Plaza Vázquez de Molina.

A partir de aquí no es necesario moverse mucho más de lo que abarca la vista: la Iglesia Mayor Parroquial de Santa María de los Reales Alcázares domina la plaza junto al Palacio de las Cadenas (o Vázquez de Molina) y el gran icono de la ciudad de Úbeda: La Capilla del Salvador (a la izquierda), con su portada inconfundible junto al Parador Nacional. No se pueden explicar en pocas líneas la sensación que evoca estar en esta plaza, cómo se puede alguien transportar a otra época con sólo girar 360º sobre sí mismo. 

Aquí es donde verdaderamente uno comprende cómo es posible que Úbeda sea Patrimonio de la Humanidad desde el 3 de Julio de 2003, pero la pregunta es: ¿Cómo es que no lo fue antes?

 
Ya de noche terminamos nuestra caminata y la curiosidad por conocer las tradiciones más arraigadas de la ciudad (cerámica, repostería  etc), da paso al cansancio tras un largo camino en bus y un intenso viaje por el Siglo XVI. Es momento de descansar. Baeza, hermanada con la anterior y también Patrimonio de la Humanidad, nos espera al día siguiente.
 
Baeza huele a historia, a conquista, a nobleza, a poesía y a incienso, pues se acerca la Semana Santa. Grupos de carpinteros, electricistas o cofrades van corriendo de un lado para otro para preparar cuanto antes los tronos en los que irán sus imágenes religiosas más queridas y antiguas. Partimos de la afamada Plaza del Pópulo (o de los Leones, en la foto de más abajo) donde las antiguas Carnicerías, Audiencias Civiles, la Puerta de Jaén (muralla árabe de Baeza) y el Arco de Villalar nos sirven de escenario para introducir esta maravilla de ciudad a unos gaditanos con muchas ganas de aprender.
 

Nuestra siguiente parada es la Universidad del S. XVI donde el mismísimo Antonio Machado fue profesor de Gramática Francesa entre 1912 y 1919. Aquí escribió Campos de Castilla y trabó amistad con Federico García Lorca.

 
A unos pasos nos esperan la Iglesia de la Santa Cruz, máximo exponente del Románico Andaluz, que por increíble que parezca, llegó a esta región de manos de habitantes castellanos y navarro-aragoneses cuando Fernando III el Santo conquistó esta ciudad y le fue concedido el llamado Fuero de Cuenca.
 
El Palacio de Jabalquinto, hogar de los Benavides, inconfundible con su fachada de estilo gótico isabelino y sus puntas de diamante, es sin duda la construcción más controvertida a día de hoy por algunas representaciones que aparecen sobre ella. Pero eso es mejor verlo en primera persona.
 
La Plaza de Santa María con su fuente de arco triunfal en el centro, esta rodead de edificios insignes: Desde el Seminario de San Felipe Neri (actual Universidad Internacional de Andalucía Antonio Machado), pasando por las antiguas Casas Consitoriales (y la macabra leyenda de un antiguo señor del palacio, Gil Baile de Cabrera) hasta la imponente Catedral de Baeza, que nos invita a conocer ya desde fuera el original diseño de la que fue la primera Catedral del Reino de Jaén, proyectada por supuesto por el maestro albaceteño (nació en Alcaraz) Andrés de Vandelvira. Es completamente obligatorio dar un paseo alrededor de sus naves para conocer la Puerta de la Luna (acceso) y la puerta más antigua del recinto que se encuentra en los callejones traseros, a través de los cuales degustamos el verdadero sabor de Baeza.
 
El día siguiente está dedicado enteramente a Jaén, “tierra del ronquío”, “tierra de lagartos” y anhelado deseo de la Orden del Temple. No se puede decir que se ha visitado la provincia, sin haber recorrido las calles del casco antiguo de la capital del Santo Reino de Jaén, no señor. La visita comienza desde el Castillo/Parador de Santa Catalina, antiguo escenario principal de la disputa de tierras entre Alhamar de Arjona (futuro Muhammad I y Rey Nazarí de Granada) y Fernando III el Santo. El Castillo fue finalmente cedido al cristiano junto al vasallaje del rey moro para que éste pudiera fundar un nuevo reino en Granada. Así es como el rey cristiano lo soñó, por una revelación de Santa Catalina de Alejandría.
 
Al bajar hacia Jaén, nos encaminamos hacia la gran joya arquitectónica de Andrés de Vandelvira: la Catedral de Jaén (más abajo). No hay edificio religioso renacentista que se compare, en mi humilde opinión, con esta auténtica obra de arte. Más de 5 siglos fueron necesarios (desde la conquista de Jaén en 1246 hasta su consagración en 1801) para completar esta mole renacentista y barroca. Una y otra vez sufrió ruina, para volver a ser levantada, más fuerte y más alta, siempre con el esfuerzo titánico de las gentes de Jaén.
 

     

Mucho podríamos decir sobre las leyendas y curiosidades que esconde cada uno de sus rincones, pero sería inútil escribirlas todas aquí, pues es conocido por todos que siempre es mejor escuchar las historias de boca de quien realmente las conoce.
 
La Iglesia de San Ildefonso, algunas calles más abajo, y presidiendo el centro del barrio del mismo nombre (antiguo barrio extramuros), alberga una de las obras más entrañables y representativas de la ciudad de Jaén: la Virgen de la Capilla, su patrona. Se dice (y aparece documentado) que la Virgen en persona bajó de los cielos en 1430 con su corte celestial, y que todo el mundo allí presente pudo verla. Sólo hay dos lugares en España donde aparezcan registrados hechos así en acta notarial: Jaén y Zaragoza (El Pilar).

 

Antes de despedirme, mis agradecimientos al grupo de Los Barrios con los que he tenido el placer de compartir estos tres días, y en especial a su jefe de Grupo, Antonio, y al conductor, un profesional como la copa de un pino llamado Juan Antonio.

 

En fin, como he mencionado antes, mucho podemos decir sobre estas tres ciudades del desconocido Reino de Jaén, pero pocas son las personas que realmente llegan a conocer las maravillas que esta tierra puede concederles. ¿Te apetece ser una de ellas?

Visita la página de promoción turística de la provincia de Jaén: http://www.promojaen.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.