Úbeda y Baeza: Patrimonios de la Humanidad

DSC_0417

Joyas del Renacimiento Andaluz

Qué decir sobre Úbeda y Baeza que no se haya dicho ya. Dos ciudades con un pasado esplendoroso, con una historia apasionante y un entorno inigualable: “Dos ciudades, un mismo destino”Las considero como uno de mis rincones favoritos, teniendo la suerte de que se encuentran dentro de mi provincia, de mi tierra. A pesar de su denominación como Patrimonio de la Humanidad, no dejo de pensar que se encuentran infravaloradas, turísticamente hablando, claro está. El turista se siente más atraído en la mayoría de los casos por las grandes urbes y los monumentos archiconocidos, que aunque no desmerezcan, no son los únicos que pueblan nuestra región.

DSC_0174 (1)

Plaza de Santa María en Baeza, con la Catedral al fondo. Foto por Maldonado

Cuando uno se encuentra en el mismísimo centro de la Plaza de Santa María de Baeza,  sólo tiene que girar sobre sí mismo para descubrir lo que se extiende a su alrededor: La historia y el paso del tiempo impregnan las paredes de sus edificios, como los símbolos de las Casas Consistoriales, los vítores de la Universidad Antonio Machado (antiguo Seminario de San Felipe Neri), la portada de su majestuosa catedral o las inscripciones de su característica fuente central.

Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda (al fondo)

Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda (al fondo)

 

En Úbeda el sentimiento se repite. Parado entre el Palacio Vazquez de Molina y la Capilla del Salvador. la sensación de riqueza monumental, artística y cultural de esta ciudad, es abrumadora. Vislumbramos a poca distancia la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares, antiguo solar de la Alcazaba, de la que antaño nacían las murallas de la ciudad musulmana de Al-Bayyasa.

 

No sólo cabe destacar el aspecto histórico y monumental de estas dos joyas, sino también el buen hacer de su gastronomía, de influencias manchegas y levantinas sobre raíz andalusí, donde el buen aceite siempre es parte primordial. 

Por todo ello y muchísimo más, animo a todo el mundo a visitar y revisitar ambas ciudades, que deberían pasar a ser un destino de primer orden en nuestro panorama turístico, y aunque poco a poco los esfuerzos van dando resultados, siempre es necesario recordar al turista, que hay alternativas tan increíbles e impresionantes donde conocer nuestro brillante pasado, como son estas dos joyas: Úbeda y Baeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.